top of page

Beneficios del consumo de aceites de semilla


Se conoce como semillas oleaginosas a aquellas semillas a las que puede extraerse aceite particularmente para el uso alimenticio, teniendo como características la presencia de grasas, que regulan las funciones fisiológicas del organismo, así como reducir los niveles de colesterol malo, y ayudar a mantener los niveles de lipoproteínas de alta densidad, conocido como colesterol “bueno”. Dentro de las oleaginosas podemos encontrar: pistaches, nueces, avellanas, pitas, almendras, semillas de girasol, soya, canola, cártamo entre otras.1


De acuerdo con “planeación Agrícola Nacional 2017- 2030”, la producción de oleaginosas ha mantenido un crecimiento en la última década y durante el 2016 se cubrió el 3.67% de los requerimientos para la producción de canola que se consume en México, 7.49% de girasol, 16.93% de soya y 55.50% de cártamo, siendo México el séptimo lugar en extracción de aceite, contando con aproximadamente 50 industrias aceiteras, dedicadas a la extracción y refinación de aceites para consumo nacional y exportación.1


Cártamo

El aceite de cártamo es uno de los que menos grasas saturadas contienen además de ser uno de los más ricos en ácidos grasos esencial linoleico (Omega 3), aporta vitamina E siendo este un importante antioxidante, es ideal para mantener una dieta equilibrada ya que al ser rico en fitoesteroles ayuda a equilibrar los niveles de colesterol.2


Soya

El aceite de soya, proveniente del prensado del frijol de soya, es uno de los aceites vegetales más utilizados a nivel mundial, utilizándose para cocinar así como para su uso en crudo en ensaladas, vinagretas entre otros, el aceite de soya convencional aporta 0 gramos de grasas trans por porción y es una de las fuentes principales de Omega 3, en el 2017, la administración de Fármacos y Alimentos (FDA) autorizó el uso de una afirmación calificada sobre salud confirmando la capacidad del aceite de soya de reducir el riesgo de cardiopatía coronaria.3


Canola

El aceite de canola, proveniente de la planta de la canola y comúnmente conocida también como colza, es producto del mejoramiento fitogenético desarrollado en la década de los 70’s en Canadá, país que a su vez registró la palabra “Canola” y su descripción, que es un cultivo que contiene menos de 2% ácido erúcico.4


Este aceite está caracterizado por su baja concentración de ácidos grasos saturados (<7%), una alta concentración de ácidos grasos monoinsaturados (>60%) y poliinsaturados (>28%), y como broche de oro, su baja relación entre ácido linoleico y α-linoleico (2:1), misma que está a la par con el aceite de oliva, lo vuelven un aceite beneficioso para el consumo humano, ayudando a prevenir y controlar enfermedades cardiacas coronarias.5


Semilla de girasol

El aceite de girasol se obtiene del prensado de las semillas de la planta girasol, y de hecho su gran flor es una inflorescencia compuesta por muchas flores pequeñas donde cada una produce un fruto con una semilla en su interior.1


El aceite de semilla de girasol es comestible, medicinal y ornamental, es sumamente rico en ácidos grasos insaturados, además de contener vitamina E, ácido ascórbico que actúa de forma sinérgica para aumentar el poder antioxidante y reducir el riesgo de desarrollar cáncer así como enfermedades cardíacas, vitamina B6 que protege las fibras del sistema nervioso, B5, B3, así como ftalato todos ellos siendo útiles para la correcta actividad del sistema nervioso y la creación de tejido del sistema digestivo.6


Conclusión:

Pese a los efectos positivos para la salud proporcionados por los diferentes aceites descritos en este artículo, pueden llegar a cambiar si estos se someten a altas temperaturas (cuando se usa para frituras), por ejemplo, el aceite de canola pierde muchas de sus propiedades beneficias por el cambio en su perfil lipídico, aun así, este último y el aceite de oliva han demostrado ser los que presentan mayores efectos positivos en los parámetros estudiados en humanos, como se describe en la tabla 1.


Fernanda García, Fernanda Montero, Olivia Mendoza

Equipo de staff técnico de inocuidad GlobalSTD



1Gobierno de México, S.A.G.A.R.P.A. (2017) planeación agrícola nacional 2017-2030, Oleaginosas, Canola, Cártamo, girasol, soya mexicanas. disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/256431/B_sico-Oleaginosas-parte_una.pdf (Accedido: 19/03/2023).

2 Salido-Peña, C. (2022) Métodos para la determinación de esteroles en aceites vegetales, Universidad de Jaén. Jaén: Universidad de Jaén. Disponible en: https://tauja.ujaen.es/handle/10953.1/18022 (Accedido: 19/03/2023).

3Home - U.S. soybean export council (S/F). Disponible en: https://ussec.org/wp-content/uploads/2020/07/2019-U.S.-Soybean-Oil-Benefits-A-guide-for-health-professionals-1.pdf (Accedido: 19/03/2023).

4 Lin, L., Allemekinders, H., Dansby, A., Campbell, L., Durance-Tod, S., Berger, A. (2013). Evidence of health benefits of canola oil. Nutrition Reviews, 71(6), 370–385. https://doi.org/10.1111/nure.12033

5Giacopini de Zambrano, M. I. (2013). El aceite canola y sus efectos en la salud. Anales Venezolanos de Nutrición. Revisado en Marzo 19, 2023, de: https://www.analesdenutricion.org.ve/ediciones/2012/2/art-6/

6Repositorio Universidad de guayaquil: Análisis de las propiedades. (S/F). Disponible en: http://repositorio.ug.edu.ec/handle/redug/59434 (Accedido: 19/03/2023).


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page